1984

Se me ponen los pelos de punta cuando leo en el diario El País los contenidos de la nueva asignatura que el Gobierno de España pretende que estudien los niños a partir de los diez años. La asignatura se denomina "Educación para la Ciudadanía". Arropados por grandes dosis de tolerancia y buen rollito los niños aprenderán en el cole los distintos tipos de familia - papá y mamá, papá y papá, mamá y mamá, etc.-, las bondades de pagar impuestos y moderar el consumo o quiénes son los responsables de las guerras - ahí es nada-. No se lo pierdan, aprenderán incluso a "filtrar las noticias según la ideología del grupo mediático que las difunde".

El Gobierno dice que la asignatura fomenta la autonomía de criterio, que se buscan "niños críticos", pero lo cierto es que el tema apesta a pensamiento único. Con esta nueva asignatura el Estado se erige en el principal responsable de transmitir valores a los niños, suplantando a las familias, a quienes tradicionalmente les ha correspondido este papel. Me resulta muy triste pensar en la "empanada mental" que van a sufrir muchos chavales cuando se encuentren con que los valores que les transmiten en el cole entran en conflicto directo con los que les enseñan en casa.

No me canso de hablar sobre cómo los modelos mentales uniformes suponen una barrera para la innovación y la adaptabilidad de las empresas a los cambios del entorno. Del mismo modo pienso que el pensamiento único es uno de los principales enemigos para el progreso y la competitividad de un país, y me temo que hacia ahí es a donde vamos. No se si pretenden llevarnos al 1984 de Orwell, al mundo feliz de Huxley, a la sociedad que describía Bradbury en Fahrenheit 451, o tal vez a un híbrido de los tres modelos. Lo cierto es que vamos lanzados.

Ah, y a los niños gorditos los van a poner a régimen a golpe de Decreto Ley. De locos.

Technorati tags:
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Por qué la gente deja un trabajo? - Avance informativo

¿Por qué las personas deciden dejar un trabajo?

Adaptables pero auténticos, auténticos pero adaptables