Buen provecho

Me produce una gran satisfacción cada vez que veo como un emprendedor irrumpe en el mercado con un modelo de negocio novedoso que desafía y pone patas arriba el “status quo” sobre el que ha descansado durante años un determinado sector de actividad. Es el caso de la Tarjeta Buen Menú que he tenido la oportunidad de conocer a través de Javier Martínez, su Consejero Delegado. El concepto es simple, como todas las buenas ideas: Se trata de una tarjeta de crédito llamada a sustituir los engorrosos vales que muchas empresas entregan a sus empleados para ayudarles a hacer frente al coste de comer fuera de su casa. La tarjeta Buen Menú es una Visa o Mastercard, pero con la particularidad que solo sirve para pagar en restaurantes y hasta el límite de crédito que defina la empresa cliente. Las ventajas frente a los tradicionales talonarios son muchas. Yo las resumiría en flexibilidad, inmediatez, seguridad y simplicidad de gestión. El empleado paga el importe exacto de su comida sin perder el cambio sobrante y puede decidir comer en cualquier establecimiento que acepte tarjetas de crédito, y no necesariamente en uno adherido a una de las grandes redes que dominan el sector. Por su parte, empresas y restaurantes ven simplificadas las tareas administrativas y de control asociadas a estos medios de pago, a lo que, en el caso de los restaurantes, se une una mayor prontitud en el cobro. Además, por su flexibilidad, se trata de un concepto especialmente interesante en el contexto de planes de beneficios “a la carta”.

¿Resultados? Mientras los grandes del sector siguen arrastrados por la inercia Buen Menú, sin apenas hacer ruido, ha conseguido ya 40.000 usuarios y sigue creciendo.

Technorati tags:

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¡Que buena idea!

Estoy contigo Santi en que la simplicidad suele ser una condición sine qua non de las ideas de éxito que se han demostrado más valiosas a lo largo de los años.

No tenía el placer de conocer el servicio que describes, que como bien dices en silencio se ha hecho un hueco en el mercado con varias decenas de miles de usuarios. Sin embargo y desde la visión de mi puesto directivo en una agencia de publicidad, no me queda más remedio que plantear algunas preguntas.

¿Cuál es el motivo de hacer todo tan en silencio?

¿No hay peligro de que las grandes adopten el modelo tan novedoso que Javier Martínez ha lanzado?

¿No ha llegado el momento de asestar un golpe aun mayor a la competencia tradicional aumentando la presión en comunicación y publicidad para abrir una brecha aun mayor antes de que reaccionen?

Desconozco la política de comunicación de ésta nueva compañía, pero estoy seguro que con esa base de clientes y haciendo algunos ajustes en la misma pueden aumentar su ventaja sobre su competencia hasta que sea tan grande que constituya en si misma una barrera insalvable.

En otro orden de cosas, un blog muy interesante, más allá de esta noticia.

Saludos, Umberto Bini Einaudi
ube@actinia.es
Javier Martinez ha dicho que…
Motivos para haber hecho así las cosas, los hay pero es demasiado largo para escribirlo aquí.
A los Bassat les gusto mucho la idea, pero entiendo que es muy difícil apostar por ideas o proyectos en este país y después de intentar distintas alternativas y caminos tomamos la decisión de hacerlo todo con nuestras propias fuerzas y eso ha sido un camino muy largo y complicado en el que hemos sufrido los ataques de la competencia, los listos de "dime como lo has hecho que te lo copio"
los fenómenos del Capital Riesgo con aquello de "pero en cuatro años nos salimos y vosotros también" y un largo ETC.

Realmente creemos que este es un negocio a largo plazo y admitíamos la posibilidad de algún especulador a corto pero no que nos tuviésemos que ir con ellos.

En cualquier caso hemos ido evolucionando ahora damos mas servicios del llamado Plan de remuneración Flexible, A La Carta, Cafetería Plan y en 2007 abriremos en un país de Europa al menos.

Cuando llegue ese momento a lo mejor dejamos de ser una idea y la gente como los Bassat y otros empiezan a apostar (nos encanta pagar servicios a variable).

Por cierto nos han dado el premio Actualidad económica a las mejores ideas.

Saludos
Javier Martinez
Anónimo ha dicho que…
Las grandes agencias suelen ser así. O no apuestan por lo nuevo e incipiente o si lo hacen ponen a trabajar a sus juniors por que la cuenta no les produce suficientes beneficios y no quieren invertir el tiempo de aquellos que tienen más experiencia.

Hay formatos de publicidad o estrategias de comunicación que no tienen por que ser excesivamente caras, aunque eso si, siempre implican un esfuerzo de inversión por parte de la marca. Dicho esfuerzo se suele calcular sobre un baremo dependiendo de la facturación.

Los resultados vienen más por un continuado goteo comunicacional que por una gran inversión publicitaria que sólo produce picos de notoriedad que tienen escasa repercusión en el asentamiento de la marca en las mentes de los consumidores finales y menos aun en los líderes de opinión que son, al final, los artífices de la decisión de abandonar los viejos hábitos por fórmulas nuevas e innovadoras más beneficiosas como es vuestro caso.

Estoy de acuerdo que la relación Agencia-Anunciante ha de ser un trabajo común y un partnerazgo. Pero la primera apuesta debe llegar por parte de la marca, que cree firmemente en su éxito para a partir de ahí confiar en la agencia, en sus profesionales, para que contribuyan a fortalecer dicho éxito y a aumentarlo si cabe.

La fórmula variable no es descabellada, aunque normalmente se tiende a lo contrario y se exige un pago por adelantado. Nosotros, yo como profesional que llevo en el sector casi 15 años ya, más bien me inclino por una parte fija y un variable, aunque cada caso ha de analizarse en sí mismo y no hay dos situaciones exactamente iguales.

Creo que vuestro producto/marca es novedoso y realmente marca una diferencia y un salto cualitativo respecto a lo que existía hasta la fecha. Merece la pena comunicarlo.

Muchas gracias por su amable respuesta y si de alguna forma podemos ayudarles, no duden en contactar con nosotros.

Un saludo cordial,

Umberto Bini
ube@actinia.es

Entradas populares de este blog

Recursos Humanos: ¿Es momento de cambiarse el nombre?

La brecha de género en Inteligencia Artificial es un gran problema

El futuro de los "HR Business Partners"