El dinero no lo es todo, y sin embargo...

Una encuesta realizada por McKinsey & Co. confirma lo que apuntábamos en la anterior entrada: en materia de motivación el dinero no lo es todo. Los resultados, que recogen la opinión de más de mil directivos y empleados, evidencian que la eficacia motivadora de los tres incentivos financieros más valorados (bonus basados en resultados, incrementos salariales y acciones u opciones sobre acciones) está por debajo de la de cualquiera de los principales incentivos no financieros (reconocimiento por parte del jefe directo, atención por parte de los líderes de la empresa, y oportunidades de liderar proyectos). Sin embargo, llama la atención -y más en una época en que no están las cosas como para tirar el dinero- la poca frecuencia con que las empresas recurren a estos incentivos en comparación con los de naturaleza financiera. ¿Por qué será?
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Por qué la gente deja un trabajo? - Avance informativo

Recursos Humanos: ¿Es momento de cambiarse el nombre?

El ocaso de las evaluaciones del desempeño