Entradas

Mostrando entradas de julio, 2010

El futuro del trabajo

Transparente, plano, competitivo, bajo pedido. Así será el futuro del trabajo de acuerdo a este vídeo producido por oDesk, una empresa que ofrece una plataforma que facilita a sus clientes la contratación y gestión de equipos virtuales de free-lancers distribuidos a lo largo del planeta. En ciertos momentos el video recuerda un poco a algunos de los muchos que han ido surgiendo en los últimos años bajo la influencia más o menos directa del ya clásico "Did you know?" de Karl Fisch, pero a mí me ha gustado. Independientemente de que, por razones obvias, a oDesk le interese que el futuro del mercado de trabajo sea tal y como se describe en el vídeo, pienso que no va muy desencaminado de hacia donde van los tiros y puede servirnos para reflexionar si estamos preparados para unos cambios que, en algunos casos, ya están llamando a nuestras puertas.




¿Qué rentabilidad obtengo de lo que invierto en formación?

Imagen
Esta es una pregunta que pocas empresas se hacen en serio. No hay más que ver cuáles son los indicadores que usan más habitualmente para medir la formación de sus empleados: horas de formación por empleado, porcentaje de la plantilla que ha participado en acciones formativas, gasto en formación como porcentaje de la masa salarial, coste por hora de formación, satisfacción de los alumnos, etc. Indicadores todos ellos muy interesantes, pero que de manera alguna miden el valor que la formación aporta a la empresa.
El riesgo de esto, en época de "vacas gordas", es que las organizaciones pierdan foco y acaben despilfarrando su dinero en cursos y cursillos que apenas añaden valor a su negocio. Sin embargo, en un escenario de crisis como el actual, el riesgo es aún mayor. Si los dirigentes de una empresa consideran la formación como un gasto puede resultarles muy tentador -y muy pero que muy fácil- "cerrar el grifo" y dejar de formar a sus empleados, ignorando el valor -…

¿Por qué no teletrabajamos más?

Imagen
IBM ha presentado las conclusiones de un estudio sobre el transporte en las ciudades en el que han participado más de 8.000 conductores de 20 ciudades de distintas partes del planeta.
Resulta que, ante la pregunta de si trabajaban al menos un día por semana desde su domicilio, los conductores madrileños han resultado ser los que menos teletrabajan de todos: sólo un 27%. Es cierto que es un dato que representa una muestra reducida de conductores y, por tanto, es dificilmente extrapolable a la totalidad de los trabajadores de la capital, la comunidad o el país -tengo la impresión que el porcentaje sería aun más bajo-. Sin embargo, quienes hemos trabajado fuera sentimos que en España, en general, se teletrabaja muy poco, particularmente si nos comparamos con otros países de la Unión Europea o con Estados Unidos.

Me pregunto por qué esto es así, y por qué, a pesar del ejemplo que nos dan a diario sus señorías en las Cortes ; ) seguimos sin apuntarnos al carro del teletrabajo. ¿Será que c…

Los muertos no sangran

Imagen
Creo que esta historia que me contaron recientemente refleja muy bien nuestra tendencia natural a reafirmar la visión que cada uno tenemos sobre nosotros mismos y a resistirnos a aceptar cualquier feedback que no coincide con esa visión, o a interpretarlo en busca de una confirmación de nuestras propias opiniones.
El protagonista de la historia es un interno en un centro psiquiátrico que estaba convencido de que era un muerto. Un médico decidió hablar con él para demostrarle que estaba vivo. Empezó a preguntarle por las cosas que diferencian a los muertos de los vivos. "¿Los muertos pueden hablar?", preguntó el médico. "Sí que pueden", contestó el enfermo. "¿Respiran?" le dijo el doctor. "Por supuesto", afirmó el paciente. El médico tenía la sensación de que aquello no avanzaba cuando se le ocurrió preguntar: "¿Los muertos sangran?". "No, los muertos no sangran", respondió el enfermo. El doctor estaba entusiasmado con esa r…

Evaluación del desempeño: a ver en qué indicadores nos fijamos

Imagen
Leyendo un artículo de Peter Cheese, Yaarit Silverstone y David Y. Smith en Outlook, titulado "Crear una organización ágil" me encontré con la siguiente historia que ilustra muy bien el problema al que se enfrentan no pocas organizaciones cuando, a la hora de establecer objetivos o valorar el desempeño de sus empleados, tienen que decidir qué indicadores tener en cuenta. Lo más frecuente es que las empresas se acaban fijando en un puñado de parámetros, normalmente los más obvios y de uso más común, pero que no son necesariamente los que mejor reflejan el valor que cada persona concreta aporta a la organización.
Los autores explican en su artículo como en 2005, cuando el equipo de la NBA los Houston Rockets estaba buscando nuevos fichajes, su gerente se fijó en el jugador de los Grizzlies de Memphis Shane Courtney Battier. Según los indicadores usados habitualmente para medir el desempeño de un jugador de baloncesto (puntos, tapones, balones robados, asistencias) Battier era …

Internet y el futuro de las relaciones sociales

Imagen
A través de un post de Dolors Reig en El Caparazón me entero que el Pew Research Center ha publicado, a partir de datos recogidos para la elaboración de su estudio "The Future of Internet", un interesante monográfico titulado "El futuro de las relaciones sociales". Este informe recoge la opinión de casi 900 expertos sobre el impacto de la red en la forma en que nos relacionamos con nuestros semejantes. Reconforta saber que la gran mayoría se muestran optimistas. En concreto, el 85% dijeron estar de acuerdo con la siguiente afirmación:
"En 2020, cuando, desde una perspectiva amplia, considere mis amistades, mi matrimonio, y otras relaciones, veré que internet ha sido mayormente una fuerza positiva para mi mundo social, y esto será cada vez más cierto en el futuro" Una afirmación que constata, más allá de una tendencia, una realidad con la que nos topamos a diario: Gracias a internet a la gente le cuesta menos comunicarse, desarrollar y mantener relaciones s…

Los grandes cambios empiezan por otros pequeños

Imagen
El viernes asistí en IESE a una conferencia de Muhammad Yunus. Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1998 y Premio Nobel de la Paz en 2006, este economista bengalí es conocido por haber sido el impulsor del sistema de microcréditos que ha transformado la vida de millones de personas en todo el mundo. Yunus, que ha creado ya más de 40 empresas sociales, pero de las que no posee ni una sola acción, nos explicó el proceso que siguieron al poner en marcha el Grameen Bank, probablemente su proyecto más emblemático. Yunus detectó que uno de las principales causas de la pobreza reside en un sistema financiero que excluye a una inmensa proporción de la población mundial. Para resolver este problema decidió fundar un banco diferente. Intentó hacer justo lo contrario que hacía la banca tradicional. Si ésta buscaba clientes ricos, ellos hicieron todo lo posible por asegurarse que sus clientes eran los más pobres de cada aldea. Si prefería trabajar con hombres, ellos se dedicaron a dar p…

Armonía virtual frente a la tiranía del ladrillo

En una entrada anterior, publicada el pasado enero, señalaba como la evolución tecnológica está permitiendo a las organizaciones liberarse de la "tiranía de la geografía". En su búsqueda por el mejor talento las empresas pueden ahora explorar todos los rincones del globo, del mismo modo que los individuos pueden optar a trabajar para las mejores empresas del planeta, muchas veces sin desplazarse de su domicilio. Mientras más de uno se cuestiona qué va a pasar con el inmenso parque de oficinas disponibles -no hay más que mirar hacia arriba cuando uno pasea por cualquier calle-, cada vez son más las empresas que dan a sus empleados la posibilidad de trabajar desde casa, al tiempo que proliferan las estructuras organizativas compuestas por equipos virtuales integrados por individuos dispersos por todo el mundo. Este video creo que es un buen reflejo de esta tendencia. Con la ayuda de la tecnología el compositor Eric Whitacre ha logrado montar este coro virtual formado por más…