Del HRTech al WorkerTech ¿es hora de cambiar el foco?


En un reciente episodio de nuestro podcast Futuro del Trabajo entrevistamos a Albert Cañigueral, conector de la red Ouishare, sobre un estudio que acaban de publicar con el apoyo de la Fundación Cotec para la Innovación que lleva por título “El mercado laboral digital a debate: Plataformas, Trabajadores, Derechos y WorkerTech”. El documento completo os lo podéis descargar desde este enlace.

Entre otros temas, este informe presta atención a un nuevo mercado que está surgiendo al calor de los cambios que está experimentando el mundo de trabajo: el de las denominadas soluciones ‘WorkerTech’.

Este término se aplica a una serie de soluciones que aprovechan el poder de la tecnología para ofrecer a los trabajadores independientes que desarrollan su actividad a través de alguna de las denominadas ‘plataformas de trabajo’ diferentes servicios a la medida de sus necesidades particulares. De ahí el nombre WorkerTech.

La tipología de servicios que proporcionan estas soluciones WorkerTech es muy variada. Hay seguros, servicios administrativos, instrumentos para la resolución de conflictos, medios de formación, espacios virtuales de encuentro, herramientas de organización personal, apps para encontrar lugares donde reunirse, y también soluciones para facilitar la acción colectiva, o para gestionar la reputación digital de esta nueva clase de profesionales.

Por otro lado, hay soluciones especializadas en tipos específicos de trabajadores independientes. Así encontramos soluciones para freelancers, para ‘riders’, para chóferes, para DJs, para profesionales de la hostelería, etc.

Un ejemplo es el seguro de moto para repartidores que ofrece Zego, especialmente pensado para trabajadores de plataformas de reparto y mensajería que distingue entre el uso profesional y personal del vehículo y que adapta sus precios a la manera de trabajar de cada repartidor, incluyendo la opción de pago por minutos.

Otro ejemplo es Coworker.org, una plataforma que, siguiendo un modelo que recuerda mucho a Change.org, permite a los colaboradores de una empresa plantear peticiones y buscar apoyos para conseguir cambios en sus lugares de trabajo, facilitando, de este modo, la acción colectiva de unas personas que frecuentemente no comparten ni espacio ni tiempo de trabajo.

Asimismo resulta sugerente la propuesta de TiiQu que permite a las personas recopilar en un ‘pasaporte digital’ pruebas basadas en blockchain sobre su identidad, trabajo, educación, habilidades, membresías, etc. a partir de las cuales TiiQu calcula un ‘índice de confiabilidad’ que representa dinámicamente cuánto se puede confiar en lo que dice ese ‘pasaporte digital’ que, por otra parte, bien podría acabar sustituyendo a los currículums tradicionales.

También resulta inspirador el modelo que están desarrollando desde Kleros, una pataforma peer-to-peer que utiliza principios de crowdsourcing y tecnología blockchain para poner en manos de una comunidad la resolución de las disputas que pueden surgir entre trabajadores independientes, en este caso típicamente freelancers, y sus clientes.

O el de SherpaShare, que ofrece a los chóferes de plataformas como Uber una suite de herramientas gracias a las cuales pueden optimizar sus rutas, buscar las zonas más lucrativas de la ciudad y gestionar gastos e ingresos en tiempo real.

Y hay muchas más…

En todo caso, lo que tienen en común la mayoría de estas soluciones es que buscan combinar la flexibilidad y libertad del trabajo independiente con algunas de las ventajas propias del trabajo tradicional por cuenta ajena, lo que, por otra parte, nos da pistas de hacia donde puede dirigirse en el futuro la realidad laboral de ese nuevo tipo de trabajadores.

Las soluciones WorkerTech resultan interesantes tanto para personas que trabajan a través de múltiples plataformas como para autónomos que desarrollan su actividad sin la mediación de uno de estos instrumentos, o incluso para trabajadores por cuenta ajena ¿por qué no?
Destacar también que estas soluciones WorkerTech son independientes de las plataformas de trabajo que utilizan sus usuarios, con lo que resultan interesantes tanto para personas que trabajan a través de múltiples plataformas como para profesionales autónomos que desarrollan su actividad sin la mediación de uno de estos instrumentos, o incluso para trabajadores por cuenta ajena ¿por qué no?

Respecto a quién está detrás de estas herramientas, a veces son iniciativas de startups de nueva creación, mientras que en otros casos son impulsadas por proveedores consolidados, por ejemplo compañías aseguradoras, que ven en la categoría de trabajadores de plataforma un mercado interesante. También hay soluciones impulsadas por asociaciones de estos profesionales y puede que más pronto que tarde también veamos como algunos sindicatos se deciden a lanzar al mercado las suyas, lo que no estaría mal si no quieren perder este tren.

En cualquier caso, una cosa que da que pensar este fenómeno del WorkerTech, sumado a la progresiva ‘plataformización’ que están experimentando muchas empresas (que cada vez tiran más de freelancers, se organizan por proyectos, subcontratan más procesos, ven como las relaciones con sus empleados son más efímeras, o hacen más contratos a tiempo parcial), es si muchas de las soluciones corporativas de RRHH que hoy en día usan las grandes compañías con sus empleados no acabarán sustituidas, al menos en parte, por soluciones WorkerTech a la medida de las circunstancias de cada trabajador.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Recursos Humanos: ¿Es momento de cambiarse el nombre?

La brecha de género en Inteligencia Artificial es un gran problema

¿Qué tengo que hacer para llegar a ser ejecutivo de una gran empresa?