Píldoras para el desarollo

Navegando por la red he descubierto “HBR IdeaCast”, el “podcast” de la prestigiosa Harvard Business Review. Para aquellos que ignoran el significado de semejante “palabro”, “podcast” es el acrónimo de “portable-on-demand broadcast”, es decir, emisión portátil bajo demanda. Para entendernos, viene a ser como una suscripción a un blog hablado. Recibimos los contenidos a través de internet y los podemos escuchar bien directamente a través de nuestro ordenador o bien descargando el archivo de sonido en un reproductor portátil. HBR IdeaCast tiene carácter semanal y ofrece entrevistas con autores de la prestigiosa escuela de negocios norteamericana. Cada “episodio” suele constar de dos partes, de entre seis y diez minutos de duración cada una. Normalmente giran en torno a algún libro o artículo publicado recientemente por la editorial de la universidad. La temas son variados: finanzas, estrategia, organización, marketing, etc. y siempre se plantean con el rigor al que nos tienen acostumbrados desde siempre en Harvard. Ah, y lo mejor de todo es que es gratis.

Buscándole la utilidad, me ha parecido una herramienta muy interesante para tenerla en cuenta a la hora de diseñar planes de desarrollo profesional para directivos. HBR IdeaCast aporta, en píldoras concentradas, valiosas ideas sobre gestión empresarial. Estas “píldoras” de sonido son mucho más fácilmente asimilables y requieren menos compromiso por parte de los directivos que la lectura de libros o una suscripción a una revista. Cierto que el contenido no es el mismo, pero probablemente sea el suficiente para inducir a la reflexión, que es de lo que se trata. En cualquier caso, si sigue picando el gusanillo siempre podremos comprar el libro. Al fin y al cabo, no nos olvidemos qué es lo que pretende la Harvard Business Review con esta idea.

Technorati tags:
2 comentarios

Entradas populares de este blog

Recursos Humanos: ¿Es momento de cambiarse el nombre?

El futuro de los "HR Business Partners"

El ocaso de las evaluaciones del desempeño