Sic transit gloria mundi

Cómo son las cosas. Todo apunta a que Cerberus Capital Management -un fondo de capital privado americano entre cuyas inversiones destacan Air Canada o la empresa de moda deportiva Fila- será finalmente quien se lleve el gato al agua y se quede con el control del grupo Chrysler, a la venta desde principios de año. Esta transacción pondría punto y final a la fusión entre Daimler y Chrysler, tal vez la operación trasatlántica más sonada de la última década. Una adquisición en toda regla pero que siempre quiso presentarse como una "fusión entre iguales". Con esta venta, la empresa americana se convertirá en el primero de los grandes nombres de la industria automovilística en caer en manos de un fondo de capital privado, una prueba más de la creciente actividad y capacidad inversora de estos fondos. Cúanto pagará Cerberus por Chrysler todavía es una incógnita, pero en cualquier caso será mucho menos que los 35.000 millones de dólares que pagó Daimler en 1998. Imagino que la cifra se aproximará más a los 4.500 millones que ofreció el magnate Kirk Kerkorian el mes pasado. De entre los posibles compradores, Cerberus es el favorito de Chrysler porque, entre otras cosas, ha dicho que mantendrían al actual equipo directivo. En cualquier caso es de prever una profunda restructuración del grupo considerando los resultados económicos negativos acumulados durante los últimos ejercicios.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Recursos Humanos: ¿Es momento de cambiarse el nombre?

El futuro de los "HR Business Partners"

El ocaso de las evaluaciones del desempeño