Oficinas con personalidad

El pasado domingo Rosa Salvador escribía en La Vanguardia sobre la tendencia, cada vez más arraigada, de permitir a los empleados que decoren su zona de trabajo con objetos que reflejen sus aficiones y sus gustos y, en definitiva, su personalidad. Tal vez sea una reacción inconsciente a los diseños minimalistas que caracterizan las oficinas actuales, espacios bellos pero también muy fríos. Puede que, en teoría, las superficies diáfanas y las mamparas de cristal favorezcan la comunicación interna y el trabajo en equipo, pero lo cierto es que dejan poco lugar a la intimidad personal y a la dosis de individualismo que requiere el pensamiento creativo. El giro que ha dado el mercado de empleo en los últimos tiempos, el auge de los trabajadores del conocimiento y el consiguiente desequilibrio entre oferta y demanda de este tipo de personal hace que las empresas tengan que ingeniárselas como pueden para atraer y retener el talento que necesitan. Entre otras medidas, las compañías buscan que sus empleados se sientan a gusto en su zona de trabajo, y que mejor forma de conseguirlo que permitiéndoles personalizarla al máximo. No perdamos de vista que estamos hablando del lugar donde pasan más horas cada día, y cada vez más conforme los avances tecnológicos nos permiten estar permanentemente conectados con todo el mundo sin necesidad de levantarnos de la silla.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Recursos Humanos: ¿Es momento de cambiarse el nombre?

El futuro de los "HR Business Partners"

El ocaso de las evaluaciones del desempeño