A vueltas con el síndrome postvacacional

Mucho hemos leído en las últimas semanas acerca del síndrome postvacacional. Aunque no está tipificado como enfermedad, el Instituto Superior de Estudios Psicológicos dice que esta situación de carácter transitorio llega a afectar a un 35% de los trabajadores entre 25 y 40 años. Sus síntomas son variados, pudiendo incluir, entre otros, irritabilidad, astenia, tristeza, angustia, apatía, ansiedad, insomnio, taquicardias, nauseas y un largo etcétera.

Hasta hace unos años nadie hablaba de síndrome postvacacional, pero últimamente está en boca de todos. Periódicos, revistas, televisión, radio, blogs, nos inundan con consejos para superarlo de la mejor manera posible: fraccionar las vacaciones, tomarnos las cosas con calma, reiniciar nuestra actividad de forma progresiva, no empezar a trabajar en lunes, disfrutar a tope de los primeros fines de semana... Parece ser que hay empresas que llegan a ofrecer asistencia psicológica a sus empleados.

Me llama la atención que tenga una especial incidencia entre los menores de 40 años. Me pregunto hasta que punto no estamos ante un síntoma más de una sociedad débil y decadente, que se "ablanda".

¿Pensáis que en China también estarán sufriendo el síndrome postvacacional?
5 comentarios

Entradas populares de este blog

Recursos Humanos: ¿Es momento de cambiarse el nombre?

El futuro de los "HR Business Partners"

Aquí no se retiene a nadie (o sí)