Las empresas se apuntan al 2.0, a pesar de sus dirigentes

Ahora que la llamada web 3.0 está ya a la vuelta de la esquina parece que por fin las empresas españolas se han decidido en serio a dejarse ver por el mundo 2.0. Esta es una de las conclusiones de un estudio llevado a cabo por IESE y que ayer nos adelantaba la profesora Sandra Sieber.

La presencia en la web 2.0 está ganando relevancia para las empresas españolas, aunque en muchos casos se trate de acciones casi "de guerrilla", nacidas de la iniciativa del "friki" de turno y que, en no pocas ocasiones, acaban llevándose a la práctica "a pesar" de los dirigentes de la empresa -o de sus departamentos de Sistemas (sic)-.

A nadie se escapa que el desarrollo de la web 2.0 está trayendo consigo toda una revolución que está transformando nuestras relaciones sociales. Del mismo modo que nos comunicamos con nuestros amigos y familiares o encontramos pareja a través de la red, para las organizaciones la web 2.0 supone la apertura de nuevas vías de interacción que permiten y exigen un replanteamiento de como se comunican con el mundo, y en particular con sus stakeholders.

Parece por tanto lógico que el interés y la presencia en la web 2.0 varíe según de qué área funcional de la empresa se trate:

El área de Marketing y Ventas es, probablemente, la más avanzada de todas. La web 2.0 posibilita un marketing conversacional y personalizado, facilita el acceso a comunidades sobre las que influir y proporciona a las pequeñas empresas un potencial de generar opinión que hasta ahora solo tenían las grandes corporaciones.

Por su parte, en el área de Innovación cada día más empresas aprovechan la web 2.0 como un medio para "permeabilizar" sus estructuras y conseguir ideas y feedback de otras instituciones, empresas e individuos -que en una visión tradicional hubiesen sido etiquetados como "ajenos a la empresa"- sobre proyectos que, desde esa misma óptica, hubiesen sido considerados como alto secreto.

En cuanto a Recursos Humanos, tal y como hemos comentado en anteriores ocasiones, la web 2.0 posibilita nuevas formas de conversar con el mercado de empleo, pero también replantearse la forma en que se produce la comunicación dentro de la empresa.

Finalmente, Operaciones es un área emergente pero donde se detectan interesantes iniciativas que pueden acabar transformando profundamente los procesos de trabajo de las organizaciones. Como ejemplo -aunque no se trate de una empresa española :-) - Clickworkers, la iniciativa de la NASA de crear una comunidad a la que "externalizar" la tediosa labor de identificar y clasificar cráteres en la superficie de Marte. Los resultados: 80.000 voluntarios implicados y más de 2 millones de cráteres clasificados.

Aun así queda mucho por aprender sobre como gobernar la web 2.o en la empresa: Cómo tomar decisiones sobre que iniciativas llevar a cabo, teniendo en cuenta que distintas iniciativas darán lugar a relaciones de diferente naturaleza; cómo dar coherencia a esas accciones "sectoriales" que han ido surgiendo de forma dispersa para lograr que la identidad que la empresa proyecta en el mercado se corresponda con el posicionamiento que desea; o como gestionar la continua evolución de las herramientas tecnológicas disponibles.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Por qué la gente deja un trabajo? - Avance informativo

Los millennials y el trabajo: mitos y realidades

Adaptables pero auténticos, auténticos pero adaptables