Aprende idiomas gratis con Mango

Un cúmulo de factores históricos, políticos y sociales motivan que el conocimiento de lenguas extranjeras, en particular el inglés, sea una de las principales asignaturas pendientes de los profesionales españoles. Esta circunstancia constituye una barrera de primer orden para la internacionalización de nuestras empresas, aunque el alcance del problema trasciende el ámbito empresarial. No hay más que ver a la mayoría de líderes políticos, incapaces de salir de casa si no es en compañía del intérprete de turno. Además, el sistema educativo no acaba de funcionar. Desde hace años el inglés es una asignatura obligatoria pero en la práctica el nivel que traen las nuevas generaciones que se incorporan al mercado de empleo sigue siendo frustrante.

Todo esto viene a cuento porque acabo de descubrir Mango Languages , la primera escuela de idiomas on-line orientada a empresas que no cobra a sus usuarios por sus servicios. En estos momentos ya están disponibles, en versión beta, 11 de sus cursos, cada uno de ellos compuesto de 100 lecciones. La gran mayoría (español, ruso, francés, italiano, mandarín, alemán, japonés, portugués y griego) están diseñados para un público angloparlante, o al menos requieren que el usuario tenga un conocimiento avanzado de esta lengua, pero también ofrecen un interesante curso de inglés para hispanoparlantes al alcance de cualquiera.

He probado la herramienta -en concreto he completado la primera lección del curso de italiano- y la he encontrado simple, clara y muy intuitiva. Por ponerle algún pero se echa en falta alguna utilidad de grabación y reconocimiento de voz, como las que ya incorporan algunos cursos "de pago", que ayude al usuario a afinar su pronunciación, aunque estoy convencido de que sólo es cuestión de esperar a una próxima versión.

Lo importante es que ya no valen excusas como "no tenemos tiempo" o "es que no hay presupuesto".
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Por qué la gente deja un trabajo? - Avance informativo

Recursos Humanos: ¿Es momento de cambiarse el nombre?

El ocaso de las evaluaciones del desempeño