Fijando objetivos para el nuevo año

Como cada año por estas épocas es tiempo de fijar objetivos para los próximos doce meses. Puede que haya quien todavía piense que eso de fijar objetivos es una bobada, pero lo cierto es que marcarse objetivos, siempre que -claro está- éstos reunan unos mínimos requisitos de calidad, es valioso desde el momento en que nos ayudan a concentrar nuestra atención, nuestra energía y nuestra actividad en aspiraciones concretas.

Un artículo editorial de BNET explicaba recientemente cómo actúan los objetivos en nuestra mente: Cuando nos fijamos un objetivo estamos enviando una imagen a nuestro subconsciente. Esa imagen permanecerá allí hasta que el objetivo se convierta en realidad (o constatemos que no ha sido posible alcanzarlo). Tenemos la suerte de que nuestro subconsciente no funciona de una forma lógica. De hecho, al subconsciente le da igual que el objetivo tenga sentido o sea un disparate. Lo relevante es que esa imagen permance allí a la espera de convertirse en una realidad. Es la forma en la que trabajan todos los creativos, ya sean inventores o artistas, arquitectos o decoradores, paisajistas o cocineros: se dedican a dar forma, a hacer realidad, imágenes depositadas en su subconsciente. Es por lo que unos objetivos ambiciosos (aunque alcanzables) siempre nos ayudarán a llegar más lejos.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Por qué la gente deja un trabajo? - Avance informativo

Recursos Humanos: ¿Es momento de cambiarse el nombre?

El ocaso de las evaluaciones del desempeño