Explotación o exploración


En el número 110 de la Revista de Antiguos Alumnos de IESE, Joan Ricart, profesor de esta escuela, y Adrian Caldart, profesor de la Warwick Business School, presentan las conclusiones del estudio que han realizado ambos acerca de qué enfoque estratégico ofrece mejores resultados: si uno disciplinado, basado en la explotación y el seguimiento de un plan predefinido, o, por el contrario, uno basado en la exploración y el aprovechamiento de las oportunidades que la empresa se va encontrando en el camino.

Las diferencias: La explotación supone crear eficiencia y fiabilidad desde la experiencia, mientras que la exploración genera innovación y diversidad a partir de la experimentación. La primera estrategia, más conservadora, suele ofrecer resultados en un plazo más corto. La segunda es una opción más arriesgada y los beneficios se consiguen a un plazo más largo.

Matizando las recomendaciones de Michael Porter de ceñirse a la estrategia caiga quien caiga y "resistir a las presiones para hacer concesiones o aceptar compromisos", el estudio demuestra empíricamente que las estrategias basadas en la explotación funcionan mejor en contextos claros y estables, y cuando los planes son de gran calidad; pero en un entorno como el actual, complejo, inestable y marcado por la incertidumbre, donde resulta difícil valorar las alternativas estratégicas, empecinarse en un rumbo puede significar estrellarse contra las rocas. En estos casos la postura oportunista –la exploración– es la que da mejores resultados.

2 comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué la gente deja un trabajo? - Avance informativo

Recursos Humanos: ¿Es momento de cambiarse el nombre?

Business Model You: ¿Una alternativa a las descripciones de puestos?