Cárgate a Pepe


Guy Kawasaki, director de Garage Technology Ventures, articulista y autor de varios libros, publicaba hace unos días en el Openforum de American Express una entrada titulada "el arte de despedir empleados" ("the art of laying people off").

En el contexto económico actual, en que tras años de bonanza más y más empresas necesitan recurrir a despidos para preservar su futuro, nos encontramos con que algunos directivos tienen dudas acerca de la mejor forma de abordar un tema tan delicado. Kawasaki les ofrece los siguientes doce consejos:

1.- Nada de "balones fuera". Asume la responsabilidad de la decisión. La decisión la has tomado tú, no "la crisis".

2.- Si hay que hacer un ajuste en la plantilla que sea profundo, pero de una sola vez.

3.- Actúa rápido. Evita (en la medida que te lo permita la legislación aplicable) esa etapa de incertidumbre en que "la empresa está considerando la posibilidad de despidos".

4.- Aprovecha para hacer limpieza. Diferencia (de nuevo en la medida que te lo permita la legislación aplicable) los buenos empleados de los malos.

5.- Cárgate a Pepe (Whack Teddy). Es posible que hayas contratado a tu amigo, o a un amigo de tu amigo. Debes cargártelo. Todo el mundo estará pendiente de qué pasa con Pepe.

6.- Comparte el dolor. Ya sea reduciendo tu salario, pernoctando en hoteles más baratos o compartiendo recursos. Lo que sea, pero haz algo.

7.- Muéstrate coherente. Si se trata de proteger la caja, las indemnizaciones que ofrezcas a los empleados despedidos deberán ser las mínimas. Otra cosa no tendría sentido.

8.- Ahórrate explicarle al empleado lo duro que es para ti despedirle. Las cosas como son: quien de verdad sufre en un despido es la persona despedida.

9.- Eso sí, ofrece apoyo: ya sea en la elaboración de su curriculum o en el proceso de búsqueda de un nuevo empleo.

10.- Ojo con los planes de bajas incentivadas. Corres el riesgo de que se acaben yendo los que no quieres que se vayan. Tú eres quien debe decidir quién se va y quién se queda.

11.- Los empleados despedidos deberían abandonar el centro de trabajo lo antes posible. Es lo mejor, tanto para quien se va como, sobre todo, para los que se quedan.

12.- Una vez ejecutados los despidos no te encierres en un agujero. Ejerce el liderazgo. Muéstrate visible y accesible. Establece objetivos, explica qué hay que hacer para seguir adelante y céntrate en el futuro.
15 comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué la gente deja un trabajo? - Avance informativo

Los millennials y el trabajo: mitos y realidades

Adaptables pero auténticos, auténticos pero adaptables