Esquiladores polacos


La globalización del mercado de empleo llega a la ganadería. Hace unos días veía un reportaje en televisión en el que se explicaba como en el campo español la mayor parte de los trabajos de esquila los hacen profesionales procedentes del Este de Europa. Es un trabajo de temporada. En un par de meses pueden sacar las mismas ganancias que trabajando todo un año en su país. Pero su ventaja competitiva no es sólo una cuestión de precio. Se sirven de la tecnología (herramientas eléctricas) y de un proceso más eficiente (la técnica australiana, en que, a diferencia del método tradicional utilizado en España, no se atan las patas del animal) para lograr una mayor productividad. Además de ser más rápido, el trabajador no se cansa tanto y la oveja sufre mucho menos, reduciéndose el riesgo de heridas, abortos, etc. En el reportaje el jefe de uno de estos grupos de esquiladores -un polaco- se lamentaba de lo infructuosos que han sido sus intentos de formar y contratar trabajadores españoles para realizar esta tarea... ¿por qué será?
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Por qué la gente deja un trabajo? - Avance informativo

Los millennials y el trabajo: mitos y realidades

Adaptables pero auténticos, auténticos pero adaptables