¿Qué es lo que motiva a la gente?

Interesante este video en que Daniel H. Pink -autor de "Drive. The Surprising Truth About What Motivates Us"- desafía el paradigma, todavía dominante en muchas organizaciones, de que lo que más motiva a las personas es la esperanza de ganar una recompensa económica o el miedo a ser penalizado. Con la ayuda de unos maravillosos gráficos, nos presenta los resultados de una investigación llevada a cabo por profesores del MIT, Carnegie Mellon y la Universidad de Chicago que demuestran que la tradicional idea de que "a mayor recompensa mejor rendimiento" puede ser válida cuando se aplica a trabajos mecánicos, pero es una completa falacia cuando se trata de trabajos de una cierta complejidad intelectual. En opinión del autor, la mejor manera de utilizar el dinero para motivar a las personas es pagándoles lo suficiente para que se olviden del dinero y se centren en su trabajo. A partir de ahí es cuando entran en juego los verdadedores elementos motivadores: La autonomía para trabajar en lo que uno quiere, el deseo de hacer las cosas con maestría, y la necesidad de encontrarle un sentido trascendente a lo que uno hace.

Comentarios

Alberto MSH ha dicho que…
Excelente Santiago, tanto el video como el mensaje, gracias por compartir...
Hilda ha dicho que…
Muy interesante lo que cuentas y lo que cuenta el video. Lógicamente partes de la idea de que a la gente le gusta lo que hace. El problema es que mucha gente desempeña trabajos con los que no se identifica, por lo que es difícil sentir otra motivación que no sea la puramente económica, o que aporten otro tipo de beneficios (horarios, vacaciones, etc). Desde mi punto de vista, es una cuestión de esfuerzos. No les gusta demasiado su trabajo, por lo tanto se tienen que esforzar más que otras personas a las que les encanta lo que hacen. ¿Cómo ven recompensado este esfuerzo? Recibiendo a cambio lo que consideran justo por dicho esfuerzo. Y siempre, la exigencia es un incremento en el salario. Incluso despreciando otras formas de retribución que no sean económicas por no ser “cuantificables” al esfuerzo. Generalmente, esto acaba convirtiéndose en una pescadilla que se muerde la cola: me esfuerzo en el trabajo, entonces quiero más dinero; me pagan más dinero, me exigen más, por lo que mi esfuerzo ha de ser mayor todavía… es cuestión de tiempo que vuelva a reclamar el “reconocimiento” por mi esfuerzo.
Por otra parte, también sucede para las empresas, que retribuir un salario mayor y de esa forma no considerar variables, hace difícil mantener una estructura de gastos fijos .
SkiterSkiterio ha dicho que…
A ver si se enteran ya los empresarios, porque asi nos va, que pedimos el abaratamiento del despido antes que la fidelización de los trabajadores...ainssss...


Gracias por el video. Es genial.
iparrado ha dicho que…
¡Guau! ¡Excepcional vídeo! Gracias por compartirlo...
Jesus Villanueva ha dicho que…
Creo que ,a veces,cuando el trabajo se realiza en unas condiciones no favorables,ambiente laboral confilctivo,falta de reconocimiento,decisiones inesperadas,inestabilidad,etc..., la única motivación es la económica.
Santi ha dicho que…
Creo que un punto de reflexión es que el "homo economicus", que actúa por motivos extrínsecos (obtener una recompensa o evitar un castigo), existe, pero en las organizaciones también nos encontramos otros tipos de personas. Junto al "homo economicus" conviven personas que actúan por motivos intrínsecos (ej. aprender cosas nuevas), o incluso trascendendentes (hacer cosas buenas para otros). El problema es que, muy a menudo, las empresas ignoran esta realidad y tratan a sus personas como si todas fuesen del primer tipo, fomentando ciertos comportamientos que no siempre son los más beneficiosos a largo plazo.

Entradas populares de este blog

Recursos Humanos: ¿Es momento de cambiarse el nombre?

¿Qué tengo que hacer para llegar a ser ejecutivo de una gran empresa?

La brecha de género en Inteligencia Artificial es un gran problema