En Finanzas.com sobre búsqueda de empleo y redes sociales


José Jiménez de Finanzas.com me entrevistó hace unos días con motivo de un reportaje que estaba elaborando con consejos para aquellas personas que, ahora que acaba agosto, quisiesen aprovechar mejor el potencial de las redes sociales para la búsqueda de empleo. Hoy ha salido publicado el artículo, en el que también se recogen las opiniones de Francisco Muñoz, de Infoempleo.com, y Nuria Fernández, de Adecco Profesional, con el título "Septiembre, mes del empleo: ¿cómo aprovechar al máximo las redes sociales?".

Para todos aquellos que estáis en situación de búsqueda de empleo y queréis aprovechar para este fin el potencial de las redes, a continuación os dejo unas cuantas pistas -muchas de ellas recogidas en el artículo- que creo pueden resultaros útiles o cuando menos inducir a la reflexión:

  • Antes de nada piensa con cuidado qué identidad -qué imagen- quieres proyectar en la Red. 
  • Decide qué redes te interesan. Algunas como Linkedin van camino de convertirse en un estándar en materia de reclutamiento en la red y, por tanto, es casi imprescindible estar en ellas. La presencia en otras depende de cuál sea nuestro objetivo profesional. Si queremos que se nos reconozca como expertos en una determinada materia, una cuenta en Twitter, Google +, Quora, o tener nuestro propio blog pueden ayudarnos a construirnos una reputación.
  • Mantén tus perfiles con esmero. Tu presencia en la Red dice mucho de ti. De tu experiencia, de tus conocimientos de una determinada materia, pero también de tu capacidad de comunicación o de tu inteligencia social. Preocúpate un poco por tu foto de perfil. Además, ten especial cuidado con lo que haces y dices en redes personales tipo Facebook (o Tuenti, si eres más joven). Evita a toda costa faltas de ortografía, así como “posts” inapropiados o posicionamientos radicales que cierran más puertas de las que abren. Además, ten en cuenta que por mucho que nos digan sobre privacidad no hay garantías de que esa información no pueda acabar saliendo a la luz en un futuro. 
  • Resulta relevante. Te tienen que encontrar, y para eso has de “sembrar” tus perfiles con las palabras clave que podría utilizar un potencial reclutador para hacer sus búsquedas. Piensa que en un mercado de empleo globalizado los reclutadores no tienen por qué realizar las búsquedas en tu lengua materna. Por tanto, plantéate la conveniencia de mantener también un perfil en inglés, una posibilidad que ya ofrecen algunas redes como Linkedin.
  • Amplía tu red. Recupera el contacto con antiguos compañeros de trabajo o estudios. Únete a grupos con intereses afines, pero no caigas en el error de construir una red excesivamente endogámica. Precisamente, como argumentó Granovetter, los individuos a quienes estamos unidos a través de “vínculos débiles” tienen con frecuencia más valor que aquellos otros con quien tenemos muchos contactos en común. Pero también cuida a quién invitas, todos tus contactos hablan de ti. 
  • Asegura la coherencia. Revisa los perfiles que tienes en diferentes redes sociales en busca de disonancias. Un reclutador concienzudo los revisará todos y “meterá el dedo” en cada una de las discrepancias que encuentre entre los distintos perfiles.
  • Enlaza. Facilita a los reclutadores el acceso a tus diferentes perfiles. Por ejemplo, incluye la URL de tu cuenta de Twitter o de tu blog en tus perfiles de Linkedin, Facebook o Google +.
  • Haz limpieza. Si no lo hiciste antes de irte de veraneo ahora también es un buen momento. Preocúpate por eliminar de tus perfiles aquellos elementos (comentarios, fotos, vídeos, etc.) que pienses que pueden distorsionar la imagen que te has propuesto proyectar en el mercado de empleo. Y a partir de ahora piénsatelo dos veces antes de subir nada a una de esas redes. Este proceso de limpieza puede incluir también darse de baja de algunas redes que no nos aporten nada.
  • Busca trabajo. Aprovechar las redes sociales para buscar empleo es más que invitar a otras personas a ser nuestros contactos y sentarnos a esperar a que nos lleuvan ofertas. Eso es difícil que suceda. Busca oportunidades de empleo –en las redes sociales y fuera de ellas- y luego explora tus contactos y trata de identificar cuáles de ellos pueden conocer a alguien en esa empresa que ofrece trabajo, o incluso proporcionarte una recomendación. 
  • Y ten siempre presente que los trabajos que se "negocian" en estas redes todavía son solo una pequeña fracción del total.
Foto: Augapfel
1 comentario

Entradas populares de este blog

Recursos Humanos: ¿Es momento de cambiarse el nombre?

El futuro de los "HR Business Partners"

El ocaso de las evaluaciones del desempeño