Un trabajo de equipo

La selección española de baloncesto se proclamaba ayer campeona del mundo ante Grecia. Ponían punto y final a una de las páginas más brillantes de la historia de nuestro deporte internacional. Durante todo el mundial nuestros muchachos nos han dado una lección sobre el significado de trabajar en equipo. Pepu Hernández, como siempre discreto y magistral, ha sido el artífice de las tácticas ganadoras y ha transmitido a sus chicos la confianza y la motivación que les ha aupado hasta la cumbre. Lo vimos en el partido de ayer donde, a pesar de la ausencia por lesión del mayor de los Gasol, la defensa implacable de los españoles dejaba en la cuneta a los mismos griegos que pocos días antes habían logrado cortocircuitar a las estrellas de la selección norteamericana. También hemos contemplado a unos jugadores entregados y generosos, capaces de retener lo mejor de su personalidad pero poniendo siempre por delante el interés del conjunto. Ninguno ha buscado exhibirse en la cancha. Al contrario, lo han dado todo para que el equipo consiguiese su objetivo. Además, y por si fuera poco, han demostrado que es posible trabajar duro y pasarlo bien. Un gran ejemplo, y más en los tiempos que corren.

Technorati tags:
1 comentario

Entradas populares de este blog

Recursos Humanos: ¿Es momento de cambiarse el nombre?

El futuro de los "HR Business Partners"

El ocaso de las evaluaciones del desempeño