Desciende el número de universitarios

El pasado 24 de enero, la revista Iberia Universal - probablemente lo único que puedes conseguir gratis a bordo de un avión de Iberia si viajas en turista- publicaba un artículo bajo el título "Las universidades pierden una media de 27.500 alumnos por año". Aunque el titular puede sonar alarmista, pienso que responde a un ajuste "sano" entre oferta y demanda en el mercado de empleo. En mi modesta opinión se trata, ni más ni menos que la solución del mercado de trabajo a un exceso de titulados universitarios que no ha sido capaz de absorber. A partir de los años setenta, con el desarrollo y consolidación de la clase media en nuestro país, muchas familias pudieron hacer realidad el sueño de "dar una carrera" a sus hijos, en el convencimiento de que esto les aseguraría el futuro. A esto se añadió luego el efecto del "baby boom". En consecuencia, desde los años ochenta, un gran número de licenciados han acabado desempeñando puestos para los que estaban sobrecualificados mientras las empresas se las veían y se las deseaban para encontrar, por ejemplo, matriceros, encofradores o soldadores de aluminio.

Lo que me inquieta mucho más es otro dato que aparece en este mismo artículo: parece ser que en las pruebas de acceso a la universidad la proporción total de aprobados ha ido creciendo de forma sostenida desde 2002 (78,5%) hasta 2006 (82,7%) ¿Será que las nuevas generaciones vienen mejor preparadas o es que estamos bajando el listón de una forma irresponsable? Señores evaluadores, pensemos en lo que nos estamos jugando.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Recursos Humanos: ¿Es momento de cambiarse el nombre?

El futuro de los "HR Business Partners"

El ocaso de las evaluaciones del desempeño