Dirección por compromisos


Inspirador este video de Donald Sull, profesor de la London Business School, en el que introduce el concepto de dirección por compromisos.

La idea parte de la constatación de que hoy en día el éxito de una empresa en el mercado no depende tanto de su estrategia como de su capacidad de llevarla a la práctica, es decir, de su ejecución ("execution").

Tradicionalmente la ejecución se ha entendido como el cumplimiento de las instrucciones que se transmiten a través de una jerarquía, o bien como el diseño y mantenimiento de unos procesos eficientes, pero ambos planteamientos se han revelado insuficientes en un entorno incierto, en el que innovación, rapidez y agilidad se perfilan como claves de la competitividad empresarial.

Don Sull propone entender el funcionamiento de la empresa como una red flexible y multidireccional de promesas que vinculan entre sí a los individuos que forman la organización y que van más allá de las estructuras formales. Se trata de un planteamiento que se adapta muy bien a las turbulencias de nuestro entorno y a escenarios en los que es necesario coordinar el trabajo de personas con las que no nos une ninguna dependencia jerárquica.

En su opinión esos compromisos son especialmente poderosos si reunen una serie de características: 

1.- Son públicos (los compromisos y el seguimiento de su cumplimiento).
2.- Son reales, activos y asumidos por las partes.
3.- Son voluntarios.
4.- Son explícitos e individualizados.
5.- Son motivantes (y racionales).

Creo que vale la pena investigar un poco más en este tema.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Por qué la gente deja un trabajo? - Avance informativo

Los millennials y el trabajo: mitos y realidades

Adaptables pero auténticos, auténticos pero adaptables