Otra forma de hacer empresa es posible (I)

En las próximas entradas quiero compartir tres prácticas de management diferentes utilizadas por otras tantas compañías. Las tres se encuentran entre los finalistas del Management 2.0 Challenge, la primera fase del HBR/McKinsey M-Prize for Management Innovation, una iniciativa impulsada por el Management Innovation Exchange (MIX) con el apoyo de los dos prestigiosos compañeros de viaje que dan nombre al galardón. Son ejemplos de que otra forma de hacer empresa es posible y que la innovación en el campo de la gestión empresarial no es algo reservado a start-ups o sectores emergentes de la economía sino que puede suceder en cualquier industria.

La primera empresa es Morning Star, un productor de tomates de California cuya filosofía organizativa se basa en tres creencias:


  1. que las personas son más felices y más productivas si tienen control sobre sus vidas; 
  2. que las personas piensan, son energéticas, creativas, íntegras y se preocupan de los demás ("thinking, energetic, creative and caring human beings of integrity"); y 
  3. que las mejores organizaciones son aquellas en que las personas no son dirigidas por otros, sino que sus miembros se coordinan entre sí, gestionando sus relaciones y compromisos con los demás.


En Morning Star esos compromisos están formalizados en la llamada "carta de entendimiento mutuo" o "CLOU" (Colleague Letter Of Understanding) donde se especifican la misión, las actividades, los indicadores, el tiempo a dedicar, y los compañeros con los que la persona adquiere un compromiso. Lo que empezó siendo un sencillo documento en papel hoy es el objeto en torno al cual se estructura la compañía y se articula su sistema de información de gestión. Este software permite representar gráficamente las redes de compromisos que existen entre los miembros de la organización, lo que, por otra parte, es lo más parecido a un organigrama que existe en la empresa. Con el tiempo el sistema se ha ido enriqueciendo, permitiendo el intercambio de feedback, la valoración del desempeño entre colegas, y la difusión "inteligente" de información de gestión a través de la organización.

En el siguiente video podéis haceros una buena idea de cómo funciona esto de los CLOUs:


3 comentarios

Entradas populares de este blog

Recursos Humanos: ¿Es momento de cambiarse el nombre?

El futuro de los "HR Business Partners"

El ocaso de las evaluaciones del desempeño