13 junio 2007

¿Cuidamos la salud de nuestras empresas?

por Santi Garcia

Muy inspirador el artículo titulado «Anatomy of a healthy corporation» publicado en el número de mayo de The McKinsey Quarterly. Nos revela que, aunque una gran mayoría de ejecutivos dice preocuparse por la salud de su empresa largo plazo, no todos practican lo que predican. 

Pero ¿concretamente a qué se refieren los autores cuando hablan de la «salud» de una empresa?

Según ellos, una organización «saludable» posee cinco atributos:

  • En primer lugar, es capaz de reaccionar con prontitud ante los cambios del entorno, incluso los más adversos.
  • En segundo lugar, tiene una gran habilidad para llevar a la práctica sus planes.
  • En tercer lugar, consigue alinear a todos sus empleados en torno a una visión compartida.
  • En cuarto lugar, renueva su modelo de negocio a partir de fórmulas de éxito ya probadas.

Finalmente, una empresa saludable se caracteriza porque todas sus prácticas de gestión son coherentes y complementarias entre sí.

Señalar que estas cinco características no operan de forma independiente, sino que están en continua tensión. Una intervención encaminada a mejorar uno de estos atributos, sin tener en cuenta su impacto en el resto, puede perjudicar a otro, e incluso llegar a poner en jaque la efectividad del conjunto.

¿Qué podemos hacer entonces para cuidar la salud de nuestra empresa?

Los autores nos aportan cinco recomendaciones:

  1. Controlar de forma separada los recursos destinados a producir los resultados a corto plazo y aquellos que sirven para garantizar la salud futura de la corporación.
  2. Dentro de los planes estratégicos, buscar un equilibrio entre iniciativas orientadas al corto plazo e iniciativas destinadas a construir una organización «saludable».
  3. Integrar la cuestión de la salud corporativa en procesos clave del negocio, como el ciclo presupuestario, la excelencia operativa o la gestión del talento.
  4. Identificar e incorporar en los cuadros de mando indicadores para controlar y hacer seguimiento de los atributos de los que depende la salud de una empresa.
  5. Tener presente esta cuestión en los procesos de gestión de personas tales como establecimiento de objetivos, valoración del desempeño, planes de desarrollo, etc.
En definitiva, parece que aquí también es válido aquello de «más vale prevenir …»

Imagen Tareq-Salahuddin bajo licencia Creative Commons

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *