15 mayo 2008

La empresa que viene

por Santi Garcia

Ayer asistí en IESE a una conferencia de Philip Evans, senior partner de The Boston Consulting Group, sobre las implicaciones que está teniendo -y las que va a tener en el futuro- el desarrollo de la llamada web 2.0 para la gestión empresarial.

Según Evans, el entorno empresarial que viene -la denominada «Enterprise 2.0»- se caracterizará por la proliferación de redes de relaciones entre compañías, equipos e individuos, y por la desintermediación en las transacciones. En la Enterprise 2.0 la confianza se basa en la reputación, no en contratos; la tecnología se entiende como elemento facilitador de la colaboración; y los recursos son asignados por quienes poseen las soluciones y no, como hasta ahora, por los dueños de los problemas.

Entre otros beneficios, la Empresa 2.0 nos permitirá aprovechar recursos -muchos de ellos intelectuales- que hasta el momento permanecían ocultos en la periferia de la organización y también otros situados más allá de las fronteras corporativas; nos permitirá reducir nuestros costes de estructura e incrementar nuestra velocidad y capacidad de adaptación; fortalecerá las relaciones humanas y permitirá dar más autonomía y responsabilidad a los empleados, incrementando su motivación.

Sin embargo, esta evolución no está exenta de desafíos: ¿Seremos capaces de asimilar la pérdida de control que nos impone este nuevo escenario? ¿Sabremos motivar a nuestra gente sin «palos» ni «zanahorias»? ¿Nos encontraremos cómodos gestionando una realidad fragmentada y en permanente fase beta?

Imagen John-Eckman bajo licencia Creative Commons

3 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Lo que ocurre es que la empresa 2.0aún está un poco lejos, no?
    Creo que a los consultores les encanta hablar de ella, y está despegando con fuerza en algunos sectores, pero vamos que algunas estamos aún peléandonos con la 1.0 y tenemos bastante.