23 marzo 2009

Una nueva razón de ser para la función de RR.HH.

por Santi Garcia

En las últimas décadas se ha ido consolidando la tendencia a que los directivos de línea sean quienes asuman la responsabilidad última de la gestión del capital humano de las empresas. En paralelo, los aspectos más transaccionales de la gestión de personas se han ido trasladando a los propios empleados con la ayuda de soluciones tecnológicas. La consecuencia es que, en el mejor de los casos, la dirección de RR.HH. queda posicionada dentro de la organización como una función staff, que contribuye de manera indirecta a los resultados del negocio a través de los criterios y herramientas para la gestión de personas que proporciona a la línea, pero sin que, paradójicamente, nadie les pida cuentas de cómo se usan y cuánto de rentables son los recursos humanos de la compañía.

Una alternativa a este paradigma es el modelo organizativo que proponía hace algún tiempo Nicolay Worren en un artículo publicado en People & Strategy: Se trataría de entender el talento como un recurso corporativo y que la dirección de RR.HH. fuese -pero de verdad- directamente responsable de su gestión. De esta forma, dentro de la organización convivirían dos jerarquías: una de directores de negocios, responsables de la ejecución de las operaciones para combinaciones de producto-mercado, y otra de directores de personas, organizada por disciplinas, que se ocuparían de la adquisición, asignación y desarrollo del talento, así como de la gestión de su desempeño.

En aquel artículo, titulado «Managing the Company’s Resource Pool», Worren explicaba los beneficios de esta solución -inspirada aunque diferente de una organización por proyectos-: Un aumento de la flexibilidad de la organización, un mejor aprovechamiento de las capacidades individuales -neutralizando la tendencia de muchos directivos de tratar a sus colaboradores como si fuesen un bien de su propiedad-, y un incremento de las oportunidades de desarrollo, la motivación y el compromiso de los empleados.

Me pregunto si nuestras empresas estarían preparadas para un cambio así. En particular, teniendo en cuenta que en este escenario RR.HH. sería quien tendría que rendir cuentas del aprovechamiento y desarrollo del capital humano de la empresa, más que la posible resistencia de los directivos de línea me preocupa si los profesionales de RR.HH. estarían preparados para asumir ese nuevo rol.

Imagen Pulpolux bajo licencia Creative Commons

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *