13 julio 2021

Más robots, menos managers

por Santi Garcia

Entre las cosas que he leído en las últimas semanas he encontrado particularmente sugerente un paper elaborado por Jay Dixon, de Statistics Canada (la agencia nacional de estadística de Canadá) y los profesores Bryan Hong, de la Leonard N. Stern School of Business de la Universidad de Nueva York, y Lynn Wu, de la Wharton School de la Universidad de Pensilvania.

En este artículo, los autores comparten los resultados de un análisis que han llevado a cabo, a partir de datos oficiales del Gobierno de Canadá, sobre las consecuencias de la robotización en la organización del trabajo y en el empleo.

Entre sus hallazgos, creo que merece la pena destacar los siguientes:

Capacidades sustituibles vs capacidades complementarias

Los datos sugieren que el uso de robots no afecta el empleo dentro de las empresas de una manera uniforme. Al asumir un subconjunto de tareas en el proceso de producción de la empresa, los robots afectan a la demanda de los trabajadores que hasta ese momento llevaban a cabo esas tareas, pero también a la demanda de trabajadores dedicados a otras actividades dentro de la compañía. Entre estos, los empleados cuyas habilidades tienen una mayor complementariedad con las inversiones en robots tienen más probabilidades de experimentar ganancias netas en el empleo.

Polarización del empleo

Los datos confirman que la robotización está asociada a una creciente polarización de la fuerza de trabajo de las empresas entre empleados de alta y baja cualificación, al tiempo que se reduce la proporción de trabajadores de cualificación media. 

Respecto a los trabajadores de baja cualificación, los datos evidencian un aumento contraintuitivo del empleo entre este colectivo, probablemente resultado del efecto conjunto de los aumentos en la productividad derivados de la automatización, y del hecho de que en las empresas todavía hay muchas tareas manuales que realizan trabajadores poco cualificados que son difíciles (o demasiado costosas) de automatizar con las tecnologías existentes hoy en día.

Al mismo tiempo, observamos como la demanda de trabajadores altamente cualificados también aumenta, dado que la mayoría de las ganancias de productividad asociadas a la adopción de tecnología provienen de mejoras en los procesos y el rediseño de métodos y modelos de organización del trabajo, para lo que las empresas necesitan profesionales con un alto nivel de cualificación.

Sin embargo, a medida que los robots son capaces de realizar tareas más complejas, desplazan a un número creciente de técnicos, maquinistas y otros trabajadores del área de operaciones de cualificación media, hasta entonces encargados de seguir protocolos complejos para garantizar la eficiencia y la calidad de la producción, que ya no son necesarios con la nueva tecnología.

Menos managers

Los datos revelan que, además de una reducción del número de puestos de cualificación intermedia, la robotización también trae consigo una disminución en la proporción de managers (directivos y mandos intermedios) en las empresas, que puede responder a varios motivos:

Por un lado, la robotización hace posible una reducción en la variabilidad de los procesos y que se reduzcan los errores humanos, de manera que los mandos intermedios ya no necesitan prestar tanta atención como antes a asegurar la calidad de la producción. Además, a medida que la proporción de trabajadores de cualificación media desciende, cada manager es capaz de supervisar un número mayor de trabajadores, ya que el trabajo que hacen los trabajadores menos cualificados que permanecen en la empresa es más sencillo y predecible.

Por otro, los trabajadores de alta cualificación, que ahora representan una proporción mayor de las plantillas de las empresas, son objeto de un mayor empoderamiento, en muchos casos saben más de su trabajo que sus supervisores, gozan de una mayor autonomía y, por tanto, requieren menos atención por parte de sus superiores jerárquicos.

Además, los datos evidencian cambios en la autoridad de decisión y en la naturaleza de las tareas que realizan los managers, que posiblemente también influyen en la evolución de su número en las empresas. Así, por ejemplo, observamos como muchas decisiones relacionadas con la capacitación de los trabajadores se descentralizan de los jefes a los propios empleados, mientras que las decisiones sobre tecnología tienden a centralizarse de los managers locales hacia las sedes corporativas e incluso los propietarios de las empresas. Los datos sugieren que la evolución del número de managers en las empresas también puede tener que ver con la evolución de su rol de un papel de mando, control y resolución de problemas a otro de facilitación e influencia.

Sobre el impacto de la robotización en los salarios

Finalmente, también encontramos sugerente la información que aporta el artículo sobre el impacto de la robotización en los salarios. Aunque los efectos de signo contrario del aumento del empleo de baja cualificación y del aumento del empleo de alta cualificación arrojan un resultado ambiguo respecto a la evolución de los salarios promedio, sí se detectan disminuciones salariales importantes entre los trabajadores de cualificación media. En cualquier caso, queda en evidencia la necesidad de analizar en más detalle como el valor económico añadido generado por la robotización se distribuirá entre propietarios, directivos, trabajadores y otras partes interesadas.

Imagen Logan Ingalls bajo licencia Creative Commons

Referencias

Dixon, J., Hong, B., & Wu, L. (2021). The robot revolution: Managerial and employment consequences for firms. Management Science.

1 Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *