RRHH, productividad y redes sociales

"¿Qué papel debe jugar el departamento de RR.HH en la utilización (y aprovechamiento) de nuestra fuerza en las redes sociales?""¿Sabe el departamento de RR.HH formar para usar de manera productiva nuestra presencia digital en las redes sociales?""¿Sabemos sacarle provecho a esta nueva forma de comunicar, trabajar, ...?" Estas son las preguntas que se plantea hoy Alex Vallès en su blog.

Coincido con la apreciación de Alex de que todavía son mayoría los directores de RRHH que están fuera de este juego. Pero yo me atrevería a ir más allá. Pienso que aún son muchos los que consideran las redes sociales una seria amenza para la productividad más que como una herramienta que, bien utilizada, puede incrementar la eficacia de la organización. No son pocos los que están en la línea del simplista análisis de Morse según el cual las redes sociales cuestan a las empresas británicas la friolera de 1.380 millones de libras al año en pérdidas de productividad. Morse fue tan "riguroso" que lo que hizo fue calcular el tiempo que en promedio pasa un trabajador de una oficina inglesa usando redes sociales y multiplicarlo por su coste medio. Un método que supone dar por supuesto dos cosas: a) que la productividad del tiempo dedicado a relacionarse con otros a través de redes sociales es del 0%, y b) que de no haberse dedicado al uso de redes sociales ese tiempo hubiese sido 100% productivo. Muy fuerte, ¿no? Pues bien, este es el razonamiento que todavía se puede escuchar a muchos directivos en nuestro país cuando deciden prohibir el uso de redes sociales en sus empresas. Un razonamiento que puede servir si estamos midiendo la productividad de los operarios de una cadena de montaje, pero de dudosa validez cuando hablamos de "trabajadores del conocimiento". Un argumento, por cierto, al que algunos añaden cierto temor a que a través de esas redes puedan llegarles "cantos de sirena" o puedan servirles para compartir con "externos" información confidencial sobre la empresa. Vamos, como si se pudiesen poner puertas al campo.

Probablemente esas actitudes tengan algo que ver con esa tradicional "cultura de la presencia" que tanto mal ha hecho a la productividad de la economía española, aunque en mi opinión sobre todo están motivadas por el escaso conocimiento que tienen esos directivos de los cambios y tendencias que experimenta el entorno. Y me pregunto yo: ¿Qué es más perjudicial para los resultados de una empresa? ¿Que sus empleados se dedique a usar redes sociales en "horas de trabajo" o que sus directivos ignoren como está cambiando el mundo?

Personalmente me quedo con las conclusiones del estudio de la Universidad de Melbourne, ya comentado en este blog, que
afirma que dedicar hasta un 20% del tiempo de trabajo a usar internet para fines particulares supone mejoras de la productividad de hasta el 9%.

3 comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué la gente deja un trabajo? - Avance informativo

Recursos Humanos: ¿Es momento de cambiarse el nombre?

El ocaso de las evaluaciones del desempeño