07 agosto 2009

Se buscan emprendedores

por Santi Garcia

Aunque nunca haya sido santo de mi devoción, me parece muy acertada la reflexión que hace Jack Welch en su blog sobre uno de los grandes retos con que se encontrarán las grandes corporaciones cuando pasadomañana repunte la economía: un mercado de trabajo donde más individuos considerarán que trabajar para otro no es la mejor alternativa.

En la economía del futuro, velocidad, flexibilidad e innovación serán cualidades críticas de las que dependerá la competitividad y supervivencia de casi cualquier organización. Para desarrollar esas capacidades las grandes empresas necesitarán atraer y retener a individuos emprendedores, cargados de iniciativa y energía, pero que, al mismo tiempo, sean buenos jugadores en equipo. El problema es que, precisamente, son los individuos poseedores de este espíritu los que cada vez lo tienen más claro y prefieren trabajar por su cuenta o, como mucho, para una persona con cara y ojos en la que puedan confiar, y no en una estructura de gran tamaño. De hecho, muchos de estos emprendedores en potencia permanecen parapetados en las grandes organizaciones para las que trabajan, a la espera de que la tormenta amaine y el tiempo resulte más propicio para poder dar el salto e iniciar su propia aventura empresarial.

Sin embargo, las empresas grandes no lo tienen todo perdido en esta particular guerra por el talento emprendedor. Si se ponen manos a la obra pueden salir airosas de esos cambios en las preferencias de los candidatos. ¿Cómo? Pues, como dice Welch, precisamente dejando de actuar como grandes corporaciones, anónimas, burocráticas, frías y politizadas y copiando el modus operandi de las pequeñas empresas innovadoras; adoptando estructuras más planas, porosas y granulares, organizadas en torno a pequeños equipos de trabajo; fomentando valores como la colaboración, la innovación, la agilidad, la transparencia, la ilusión o la exploración de nuevos horizontes.

Think big, act small.

Imagen magro_kr bajo licencia Creative Commons

4 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Genial artículo, llevo mucho tiempo pensando la frase "apadrina un emprendedor" que creo encaja con ésta filosofía :-) .

    Otra cosa a tener en cuenta es que emprendedor no significa esencialmente empresario, quizá hubiera empresarios que sepan orientar hacia el negocio a emprendedores, quienes aportan ideas, ganas y creatividad.