09 octubre 2007

Gestión de recursos humanos en organismos internacionales

por Santi Garcia

Recientemente he leido en Knowledge@Wharton una entrevista con Mary Jane Peters y Roger Eggleston, directora ejecutiva y presidente emérito respectivamente de la AHRMIO, asociación que agrupa a los directores de recursos humanos de los principales organismos internacionales, desde las Naciones Unidas a la OTAN, pasando por la Cruz Roja, el Banco Mundial, la OCDE o la Organización Mundial del Comercio.

Los entrevistados repasan los principales desafíos a los que se enfrentan los organismos internacionales en materia de gestión de personas:

En primer lugar -y especialmente aquellas organizaciones cuyas plantillas se consolidaron en los años del «baby boom»-, se enfrentan a un serio problema sucesorio y de gestión del conocimiento asociado al envejecimiento de sus empleados. Pero, por lo que comentan los entrevistados, parece que muchas de esas instituciones no están dando a este tema la importancia que merece.

En segundo lugar, está el reto de ser competitivos en un escenario de «guerra por el talento» como el actual. Muchos de esos organismos tienen buenas marcas que pueden contribuir a atraer a buenos candidatos, pero esto ya no es suficiente. La competencia cada vez es más dura y los profesionales interesados en desarrollar carreras internacionales en entornos multiculturales, incluso aquellos que se mueven por los motivos más trascendentes, cada día tienen más alternativas entre las que elegir. En este contexto la profesionalización de los procesos de reclutamiento y selección, incluyendo la elaboración de estrategias de posicionamiento en el mercado de empleo, es una asignatura pendiente para muchas de estas instituciones.

Finalmente está la dificultad de consensuar políticas de gestión de personas como puedan ser modelos de competencias, códigos de conducta o incluso políticas para prevenir el acoso sexual en el trabajo, en un entorno multicultural como el de estos organismos, donde los estados miembros aprovechan cualquier ocasión que se les presenta para intentar arrimar el ascua a su sardina.

Imagen Thomas-Le-Ngo bajo licencia Creative Commons

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *