16 marzo 2009

Creando la empresa (y el trabajo) de 2020

por Santi Garcia

Acabo de regresar de un evento organizado por IESE en el que, bajo el sugerente título «creando la empresa de 2020», hemos dedicado dos horas a reflexionar sobre qué cosas deberíamos empezar a hacer desde ahora si queremos tener en 2020 una economía más competitiva y una sociedad más cohesionada.

La sesión ha consistido en dos paneles de expertos: En el primero, titulado «un nuevo modelo competitivo para la economía española», los profesores Argandoña, Vives y Videla han hecho un repaso de la situación del entorno económico y de los cambios estructurales necesarios para mejorar nuestra competitividad. Entre los principales problemas de nuestra economía han destacado el excesivo endeudamiento de familias y empresas, las dificultades de acceso a la financiación, la destrucción de riqueza, el exceso de capacidad productiva, la incertidumbre del entorno y el carácter global de una recesión que ha motivado el menor crecimiento del PIB mundial de los últimos 60 años.

Los panelistas han coincidido en que, a pesar de todo, a medio y largo plazo hay razones para el optimismo, pero que pasan por reformas profundas en educación, justicia, administración pública, impulso de la productividad, mercado laboral y pensiones. La trascendencia de estos ajustes hace imprescindible un pacto entre todos los agentes sociales sobre la base de que todos, y sin reproches, asuman la responsabilidad del conjunto, y que se establezcan mecanismos para compensar a quienes salgan «perdedores». A la sociedad civil le correspondería impulsar este proceso, empujando a las instituciones políticas más allá de sus intereses particulares.

El segundo de los paneles, titulado «innovación, inversión e ilusión: creando empresas más sólidas» ha sido moderado por el prof. Pedro Nueno y ha contado con la presencia de Salvador Almany, de Abertis; Simón Pedro Barceló, de Grupo Barceló; Francisco Belil, de Siemens; y Francisco Rubiralta, de Celsa.

De este segundo panel me quedo con dos cosas: 1) la importancia que han dado todos los panelistas al papel que deben jugar los individuos en el proceso de regeneración económica y social y 2) sus respuestas a la pregunta: «¿qué empresas saldrán reforzadas de la crisis?» que pueden resumirse en los siguientes puntos:

  • Las que tengan proyecto (visión, deseo y valores compartidos).
  • Las que sean capaces de capitalizarse mejor.
  • Las que tengan una base de economía real frente a las de base financiera.
  • Las que desarrollen una mentalidad de «volver a empezar».
  • Las que apuesten por la innovación y el talento.
  • Las que sean capaces de orientarse aún más a sus clientes.
  • Las que den valor a la flexibilidad y a la velocidad.
  • Las que valoren el esfuerzo y el compromiso.
  • Las que sepan cuidar su «working capital» y «free cash flow».
  • Las que apuesten por la transparencia (interna y externa).
  • Las que sepan aprovechar las oportunidades de fusiones (evitando hacerlas entre «cojos de la misma pierna»).
Y ahora, a trabajar, que es lo que toca.
Imagen Yaniv-Yaakubovich bajo licencia Creative Commons

1 Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *