7 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Interesante analisis y puede que tengas razón en los puntos (yo mismo he cambiado de manera medianamente habitual de empresa, pese a tener un buen puesto en empresas consolidadas, necesitaba el gusanillo de crecer).

    Pero no debemos olvidar que durante el aprendizaje necesitas que haya gente transmitiendo información a la nueva persona y por lo tanto dedicando parte de su tiempo a ella. Este coste tienes que evaluarlo si la persona se te va a los pocos meses o al año. No solo el coste de las horas, si no el coste del cansancio del equipo de tener que explicar cosas de nuvo a otra persona, moralmente puede afectarles.

  2. Estoy de acuerdo con esta afirmación siempre que "con frecuencia" no signifique cada menos de dos años, en cuyo caso me parece difícil poder contribuir significativamente a la organización una vez descontamos el período de aprendizaje. La excelencia exige retos y por eso es muy raro encontrar un profesional excelente que lleve de 10 años haciendo lo mismo.

  3. Estoy de acuerdo. Por otra parte creo que la discusión no debería ser si es mejor empleado el que cambia de empresa cada dos años o el que permanece veinte en la misma. En cualquier caso la clave -y lo más difícil- seguirá siendo lograr un equilibrio dentro de la organización entre continuidad y renovación, y entre corto y largo plazo, manteniendo en cada momento el rendimiento de sus individuos, y en consecuencia el del conjunto de la organización, en sus máximos sostenibles.

  4. Estoy de acuerdo en que han cambiado de forma drástica los ciclos de permanencia en las empresas, y que cada vez son más cortos. Hay una tendencia sobre todo en las nuevas generaciones de no asociar el compromiso a una empresa, sino a un proyecto, pero estoy con José Miguel que ha de haber unos mínimos, de aprendizaje, de adaptación, de dominio del tema para realmente aportar valor e involucrarse con unos objetivos a medio y largo plazo para conseguir resultados. El estar pendiente de cambiar de trabajo continuamente no creo que ayude a este compromiso.

  5. Miguel Ángel, es muy interesante este enfoque, pero creo que es aplicable a Estados Unidos; sinceramente, no voy yo el mercado laboral español tan abierto a reconocerlo. Aquí -aun lo he escuchado ayer- "la experiencia es un grado." Lo decía una compañera que lleva 33 años en la misma empresa, a otra que lleva 37 años en la suya. Es una excelente trabajadora, pero…

  6. Jode Manuel, el enfoque esta bien orientado, y estoy de acuerdo con Jose Miguel que "la frecuencia para crecer" debe de ser 2 años mínimo, pero, no estoy de acuerdo que solo sea aplicable a EEUU, si una persona esta 30 años en una Empresa es que la misma valora lo que hace, independientemente de su carácter para con los demás que eso es otra cosa. El empresario mira resultados.Otra es la forma en que lo haga..que es mas discutible.Saludos

  7. Juan Pedro, no jodo.
    Lo que he querido decir, y perdona que no me haya explicado bien, es que en España nos falta mucho que recorrer para asimilar que los mejores empleados son los que más movilidad tienen. Desde luego no es lo habitual. Sí estoy de acuerdo en que es hacia donde deberíamos de dirigirnos.